La situación económica del mercado farmacéutico

Se consolida la recuperación económica en las farmacias, aunque la facturación es un 24% inferior a comienzos de la crisis. El inicio de la recuperación económica ha llegado también, aunque tímidamente, a las farmacias. Durante el 2016, la facturación ha subido un 2 por ciento, un aumento todavía muy leve y que no compensa el descenso sufrido durante los años de crisis. Las pérdidas que todavía se arrastran, según centros como Farmacia Miriam, son debido al retraso en el pago de las administraciones, la caída de precios y la estricta regulación del sector.

Las farmacias de muchas partes de España han sufrido desabastecimiento del analgésico metamizol, principio activo con que se fabrica el conocido medicamento «Nolotil», uno de los más vendidos al estado. Su uso también está muy extendido en los centros hospitalarios.

¿Por qué deben estar bien abastecidas las farmacias?

El desabastecimiento se debe de a un problema con la compañía farmacéutica que fabrica este principio activo y que lo distribuye, a manera de materia primera, a otros laboratorios que lo comercializan, bien bajo el nombre genérico de metamizol o con una marca comercial, como «Nolotil». El problema afecta por lo tanto en todo el país. No obstante, según han precisado estas mismas fuentes, la incidencia podría estar solucionada en breve.

Según señalan desde el Colegio de Farmacéuticos, aunque hay otros analgèsics que pueden sustituir el metamizol, el problema es que estos no se pueden vender sin receta, lo que obliga los pacientes a quienes su médico prescriba este medicamento a volver a la consulta para recoger una nueva receta.

Un negocio muy rentable

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios informa en su página web del desabastecimiento de este medicamento a las farmacias españolas. En concreto faltan en las farmacias hasta siete presentaciones diferentes de metamizol, tanto en cápsulas de diferentes medidas como en inyectables, fabricadas por diferentes laboratorios. También se da cuenta de la carencia de tres presentaciones diferentes de la marca «Nolotil», en cápsulas y botellas inyectables.

Llegan las tan esperadas vacaciones, uno ya está imaginando todo lo que NO hará, como descansar, hacer las cosas que ha dejado relegadas todo el año, pero de repente sientes un dolor de cabeza, una molestia en la garganta y la nariz tapada. No es poco habitual que nos enfermamos cuando podemos soltar otras tensiones. Es más, el fenómeno se da con tanta frecuencia que los investigadores holandeses le han puesto un nombre: Leisure Sickness, que vendría a ser algo así como “la enfermedad del tiempo libre”.

“En cierta medida, cuando la gente se relaja se pone ‘disponible’ para las enfermedades”, opina el psicólogo Roland Raible.

En general es un fenómeno que aparece mucho en personas que trabajan con gran presión. Intentan llevar todo adelante, aguantan las cargas, y para poder hacerlo “su organismo pone a disposición sus reservas”, explica el especialista. La consecuencia inmediata: la persona pierde resistencia hacia factores externos y se vuelve más propensa a contraer enfermedades, que pueden ser psíquicas o físicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *