Argentina está dispuesta a convertirse en un actor importante en el ámbito del cannabis

La semana pasada comenzó a debatirse en Argentina el proyecto de ley presentado por el Ejecutivo para regular el cannabis medicinal. En su presentación, dijo que la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial proyecta la creación de 10.000 nuevos puestos de trabajo, 500 millones de dólares en ventas al mercado interno por año, y 50 millones de dólares en exportaciones por año para 2025.

Argentina se enfrenta hoy a una economía estancada y a un futuro incierto, tras años de luchas políticas y económicas. Considerado tradicionalmente como uno de los principales productores agrícolas del mundo, lo que le ha valido al país el apodo de “El Granero del Mundo”, no es de extrañar que el país esté prestando más atención a las ventajas socioeconómicas del cultivo comercial de cannabis y cáñamo.

Las oportunidades que ofrece esta nueva industria

El proyecto promovería el desarrollo de todos los eslabones de la cadena de producción de cannabis medicinal y cáñamo industrial, lo que tendría un importante impacto directo e indirecto en la industria. Esto podría traducirse en la creación de puestos de trabajo y desarrollo económico para el país, el aumento de las exportaciones y la generación de divisas. Además, el proyecto podría impulsar varias economías regionales.

Por último, si bien las autorizaciones serán un requisito excluyente, el proyecto aclara que las mismas podrían ser más flexibles en el caso del cáñamo y derivados debido a las características de este cultivo, lo que redundaría en una menor burocracia que incentivaría una mayor participación.

Potencial de reconocimiento internacional

Argentina parece tener la infraestructura para convertirse en un actor importante en las industrias mundiales del cannabis y el cáñamo, con su experiencia agrícola, talento localizado y rutas de exportación agrícola maduras, lo que potencialmente permite que los cultivos de cannabis y cáñamo crucen las fronteras de manera eficiente y ayuden a la tan necesaria recuperación económica del país

Este es un sentimiento que resuena con Pablo, quien también cree que Argentina tiene todas las características para convertirse en una historia de éxito global en las industrias del cannabis y el cáñamo – que también podría atraer la atención de los posibles inversores del extranjero.

“Argentina es un líder mundial en agricultura. Somos un país agroindustrial con capacidad, recursos humanos calificados, un poderoso marco institucional tecnoproductivo y un excelente ecosistema académico y científico. También tenemos una de las comunidades empresariales más vibrantes de América Latina. Tenemos las condiciones perfectas para lograrlo.

¿Qué es el aceite de cannabis?

Imagen de una planta de cannabis

El aceite de cannabis es una sustancia que se extrae de la planta de cannabis por destilación al vapor. El aceite de cannabis también puede obtenerse como subproducto de otros métodos de refinamiento, como la extracción y la purificación. La variedad más potente de aceite de cannabis se elabora con butano o propano y puede adquirirse fácilmente en los países en los que el consumo de cannabis es legal.

¿Para qué sirve?

El aceite de cannabis puede utilizarse con fines medicinales y recreativos. Se cree que los compuestos que se encuentran en el aceite de cannabis pueden tratar una serie de enfermedades. Estos compuestos se llaman cannabinoides y se sabe que tienen la capacidad de estimular el sistema endocannabinoide humano y ayudar a regular las funciones de nuestro cuerpo.
El cannabis se utiliza como analgésico, para aliviar los síntomas de enfermedades como la artritis o el dolor crónico. El aceite extraído del cannabis puede utilizarse para tratar diversos problemas de salud.
El cannabis también se utiliza para tratar a niños con epilepsia grave o problemas relacionados con las convulsiones. El aceite suele recetarse en forma de líquido oral.